Santa Pola – Día de la Virgen de Loreto del año 1854 (epidemia del cólera morbo)

Colaboración de Rita Lloret en el Programa de Fiestas de Santa Pola de 1990

En estos días dedicados a la Virgen de Loreto, patrona de nuestro querido pueblo, son días de bullicio, alegría y colorido, ruidos mezclados, pólvora y pasacalles musicales; días de romper la monotonía diaria para llegar a la eclosión de la fiesta: conmemorar el dia de la Mare de Deu de Lorito. Parece un contrasentido el tema que traigo a estas páginas, pero no olvidemos que forma parte de nuestra historia, y que se desarrolla coincidiendo justamente con estas fechas. Queda el año en que se desenvuelven estos acontecimientos, un tanto lejanos, como lejanos quedan los procedimientos que se utilizaron en prevención para evitar que aquí, en Santa Pola, llegara a propagarse la terrible enfermedad que estaba azotando a los pueblos limítrofes. En esta ocasión, nuestro pueblo, se libró del temido cólera morbo. Quedaremos mejor informados, copiando literalmente de las actas del Cabildo, todos aquellos momentos, que vivieron nuestros antepasados en el año l854, los días 2, 7 y 8, de Septiembre y que están recopilados en el tomo 29, folios 53, 54, 55, 56 y 57.

«En la población de Santa Pola, a dos de Septiembre de mil ochocientos cincuenta y cuatro, reunidos en las Salas Capitulares de la misma los Srs. de la Junta Provisional de Gobierno, a saber, D. Jose Garcia Botella, Alcalde Presidente, D. Francisco Molina Selva, D. Fco. López, D.Antonio Sempere Parres, D. Antonio Gandolfo y D. Benito García, Vocales: la mayoría de la Junta Municipal de Sanidad, y los mayores contribuyentes (…). Por el Sr. Presidente se manifestó que por noticias extrajudiciales y fidedignas se decía de que en la inmediata villa de Elche existía ya la enfermedad del cólera morbo, y que con este poderoso motivo había dispuesto la presente reunión para saber el sentido en que se encontraban los Srs. concurrentes acerca de si sería o no conveniente incomunicarse este pueblo, que gracias a la Divina Providencia, goza actualmente salud, con la citada Villa. En vista de la expresada manifestación, y confirmándose ésas y más de que la indicada enfermedad reina en aquella con el fin de precaverse de tan cruel azote por ambas corporaciones y mayores contribuyentes se acordó : que se establezca desde luego el cordón Sanitario general, no solo a la expresada Villa de Elche sino también a los demás pueblos, el cual se situará a la entrada del Saladar de Santa Pola, o sea enfrente de la hacienda nombrada el Barrio, a cuyas inmediaciones se hará un pozo para que los carruageros que a él lleguen puedan dar agua a sus caballerias que con el fin de evitar los más perjuicios posibles, se permitirá a los vecinos de este pueblo salir al campo a ocuparse en los trabajos de la agricultura, no teniendo roce con ninguna persona forastera y en el concepto de no pernoctar de noche fuera del pueblo; en la inteligencia que el que faltare a este último punto se le averiguare haber tenido roce con personas, se le sugetará a que entra en el cordón los días de cuarentena que la Junta de Sanidad juzgue, según la gravedad de de la falta. Y por último que considerando a que muchos vecinos de este pueblo se encuentran en la actualidad ausentes del mismo y haber emprendido sus viajes a los pueblos limítrofes sin tener antes noticia de esta disposición, se les permitirá por primera vez entrar en esta población«.

Quedó así aislado el pueblo con lo que se llamó «cordón sanitario”. Pero no fue por mucho tiempo, pues en el boletín de la Provincia nº 102, se publicó un bando del Sr. Gobernador Civil de esta Provincia en el que se prohibían terminantemente todas las precauciones Sanitarias cuyo objetivo fuese impedir la libre circulación de los pueblos de la provincia. Con el motivo de la publicación de este Bando se reunió el Cabildo, el dia 7 de Septiembre, acordándose obedecer el Bando del Sr. Gobernador, por lo que quedó anulado el cordón sanitario.

La reacción de esta noticia no se hizo esperar y se volvieron a reunir al dia siguiente, dia 8 de Septiembre, en los siguientes términos:

«En Santa Pola a ocho de Septiembre de mil ochocientos cincuenta y cuatro. Reunidos en las Salas Capitulares de la misma los S.S.S. de la Junta provisional de Gobierno, a saber D. José Garcia Botella, Alcalde Presidente(…). Se abrió la discusión a consecuencia del Bando del Sr. Gobernador Civil de esta provincia inserto en el Boletín oficial de la misma número 102, cuyas disposiciones en el contenidas, encaminadas a la prohibición de las precauciones Sanitarias que tengan por objeto impedir la libre circulación de las personas o efectos entre los pueblos de la provincia bajo severas penas, fueron obedecidas, acatadas y dado cumplimiento o sea levantando el cordón Sanitario establecido en las paredes de este pueblo, según acta celebrada al efecto en el día de ayer por esta corporación, asociada a la Junta Municipal de Sanidad y a un número de mayores contribuyentes. Al momento de haberse tomado semejantes medidas, cundió el desconsuelo, la confusión y hasta la alarma de todo este vecindario, que afligido llora y dice, «que con tal medida de haberse levantado el cordón de este pueblo, es inevitable la introducción en él de personas y cosas, y con ellas la invasión de la enfermedad del cólera como ha sucedido a los pueblos de San Juan, Sta. Faz, Benimagrell, Monforte, Villena y otros que se hallan afligidos por dicha enfermedad, a causa de haber sido los primeros que tuvieron roce con personas y cosas de Alicante por haberles obligado a levantar cordones que tenian puestos a la misma». Esta es la voz del pueblo; podrá decirse que es una preocupación pero es imposible de todo punto hacerle creer lo contrario. En tan triste conflicto pues, no pudiendo los S.S. Componentes de esta Corporación continuar mandando por más tiempo, por la falta de fuerza moral unánimemente acordaron: hacer o como desde luego hace solemne renuncia de sus cargos, unos como Alcaldes y otros como individuos de la citada corporación: que para el efecto se eleve una esposición al Sr. Gobernador Civil de esta provincia por conducto del Sr. Presidente con referencia a esta resolución para que S.S. se sirva admitir la dimisión acordada.»

En los párrafos que acabamos de ver, es de resaltar, la actitud de los gobernantes de aquel momento; la gran sensibilidad ante las preocupaciones de los habitantes del pueblo, la carencia de narcisismo de estos Srs., llegando al máximo de la firmeza, renunciando en bloque a sus cargos en el poder, pues no habian satisfecho lo que el pueblo de ellos estaba esperando.

El dia 17 del mismo mes (o sea, nueve dias después) de Septiembre, se acordó en sesión plenaria «Que se establezca el cordón sanitario a inmediaciones del pueblo, no permitiéndose la entrada en él de personas y efectos contumaces procedentes de Alicante, Elche y demás pueblos donde se tenga noticias que aquello no existe, siempre que no tengan roce o comunicación con los afectados «.

El dia 13 de Octubre viendo ya que la epidemia parecía disminuir, levantan el cordón, poniendo dos guardias a la entrada del pueblo, para autorizar y controlar a los que entrasen o saliesen del pueblo.

Aún cuatro años después, flotaba en el ambiente el fantasmas del cólera morbo, haciendo entre los vecinos, voluntariamente, un depósito económico, para poder sufragar los gastos de los menos pudientes que se vieran afectados por la enfermedad. En estos documentos viene la relación de los donantes y la cantidad que depositaron, dándonos una vez más una lección de solidaridad, con los que sufren a nuestro alrededor.

Seguramente sacaría más datos en años posteriores, pero quiero dejarlo en este pasaje de nuestra historia, en el que los santapoleros del año 1854, no pudieron vivir la alegria de la fiesta, que en estos momentos nosotros gozamos.

Quiero aprovechar este espacio, que se me ofrece en el programa de fiestas, para desearos unos dias felices de nuestras fiestas Patronales, y le dediquemos al menos una mirada a nuestra patrona la Virgen de Loreto.

RITA LLORET GARRE

(descarga el pdf del documento original aquí)